• DietingWell

¿Por qué seguir una dieta personalizada?

Si estás pensando en bajar de peso o mejorar tu salud, seguramente hayas buscado los diferentes métodos para conseguirlo, desde dietas milagro hasta pastillas quema grasa... Pero ¿realmente funcionan estos métodos a largo plazo para perder peso? La respuesta es no.

Cuando queremos perder peso de forma progresiva y mantenida en el tiempo necesitamos una dieta que se ajuste lo máximo posible a nuestro estilo de vida, a nuestros horarios de trabajo, a nuestros gustos, a nuestras necesidades y a nuestras posibilidades para realizar ejercicio físico. Todos estos factores van a influir en el proceso de pérdida de peso y es importante tenerlos en cuenta para conseguir una adherencia total a la dieta, por ello las dietas personalizadas son la clave para conseguir perder peso de forma permanente.


Seguir una dieta personalizada te resultará tan cómodo y fácil de llevar que ni siquiera pensarás que estás a dieta, poco a poco irás cambiando tus hábitos hacia hábitos más saludables, aprenderás a seleccionar alimentos adecuados y a descartar alimentos insanos, mejorarás tu relación con la comida aprendiendo a disfrutar del proceso y lo mejor de todo es que todos estos cambios serán permanentes.

¿Cómo podemos diferenciar una dieta personalizada de una dieta estándar?

Las dietas estandarizadas, son dietas generales, que no tienen en cuenta los gustos personales, las necesidades individuales o la disponibilidad de los horarios de comida ni la actividad física de la persona. A demás como son dietas ya diseñadas, se dan al momento, no requieren un tiempo de preparación, simplemente cumplen las recomendaciones generales para perder peso. Este tipo de dietas resultan muy monótonas, frustrantes y restrictivas, por lo que generan una ansiedad y estrés metabólico en la persona que propicia los atracones o comidas compulsivas y la no adherencia a la dieta.

En cambio las dietas personalizadas, como ya hemos comentado, se ajustan totalmente a la persona y necesitan un tiempo de elaboración, ya que cada menú será preparado desde cero, sin recomendaciones generales, estudiando qué necesita la persona y adecuando hábitos saludables a su estilo de vida. Este tipo de dietas resultan muy efectivas, llevaderas y motivacionales, pues la persona disfruta del proceso de pérdida de peso sin sentir ansiedad, sin restringir alimentos y sin tener el temido “efecto rebote”. Consiguiendo los objetivos y aprendiendo a comer saludable de forma permanente.

Ahora que ya sabes las diferencias entre una dieta estándar y una dieta personalizada, ¿A qué esperas para empezar el cambio saludable y conseguir por fin tu mejor versión? Nuestra nutricionista te hará un estudio dietético y clínico para preparar la mejor dieta personalizada y conseguir por fin tus objetivos.