• DietingWell

Dieta saludable: No todas las grasas son malas.

Cuando nos planteamos cuidar nuestra salud o bajar de peso es frecuente apartar de nuestra dieta aquellos alimentos que consideramos insanos, generalmente pensamos que la culpa de nuestro exceso de peso la tienen la grasas, pero lo cierto es que hay alimentos ricos en grasas que pueden ayudarte incluso más en el proceso de pérdida de peso. Las grasas son necesarias para nuestras funciones vitales ( producción de hormonas, funciones cerebrales y transporte de vitaminas entre otras), además tienen un alto poder saciante, no cometas el error de restringir este nutriente de tu dieta, solo aprende a seleccionar los alimentos y las formas adecuadas para tomarlo manteniendo una dieta sana:

  • Aceite de oliva virgen extra: el oro líquido de nuestra dieta mediterránea compuesto por grasas insaturadas ricas en omega 9, omega 6 y omega 3, nutrientes esenciales para nuestro cuerpo. Rico en vitamina E un potente antioxidante. Ideal para aliñar los platos y para utilizar en la cocina pues tolera muy bien las altas temperaturas.

  • Aguacate: rico en grasas monoinsaturadas como el omega 3, vitaminas E y C, a demás es rico en potasio y magnesio por lo que contribuye al funcionamiento del sistema muscular y su recuperación tras el ejercicio físico. Ayuda a controlar los lípidos en sangre previniendo el colesterol y las enfermedades cardiovasculares derivadas. Es ideal para reemplazar la mantequilla o la nata de tus recetas, desde un rico guacamole hasta un brownie con base de aguacate.

  • Semillas: cualquiera de las variantes oleosas (lino, chía, sésamo) son altas en omega 6 y omega 3, y una fuente de minerales y vitaminas (calcio, magnesio, fósforo, vitaminas E y A), además por su rico aporte de fibra te ayudarán a mantener un buen tránsito intestinal. Son muy buena opción para añadir como topping a las ensaladas, yogures o recetas de repostería, y si quieres probar algo diferente puedes hacer un delicioso pudding de chía.

  • Frutos secos: todos en su versión natural o tostada aportan grandes beneficios y además un alto poder saciante, son ricos en proteínas vegetales, minerales y vitaminas. El truco es controlar las raciones para no pasarse con las calorías, unos 30 g sería la ración diaria recomendada, podemos incorporarlos en las ensaladas, yogures, cremas de verduras y como snack de media mañana o media tarde.

  • Aceitunas: como aperitivo saludable y alternativa a las patatas fritas, cargado de energía, omega 3 y omega 6.

  • Pescado azul: a pesar de ser un pescado más calórico que el pescado blanco su alto contenido en omega 3 reporta grandes beneficios antiinflamatorios y preventivos de enfermedades cardiovasculares y dislipemias. Por su aporte de grasas poliinsaturadas y proteínas resulta un alimento saciante y sabroso que no puede faltar en nuestra dieta al menos una vez a la semana.

Ahora que ya sabes la importancia de mantener este nutriente en tu dieta, no dudes en incluirlo diariamente.

Nuestra nutricionista te ayudará a conseguir bajar de peso y mantener una dieta sana elaborando la mejor dieta personalizada para conseguir tus objetivos.